Una de las técnicas adoptadas para la eficiencia energética es la disposición de quemadores digitales modulantes con control en continuo de oxígeno. Mediante esta mejora se alcanza por una parte un aumento del rendimiento del orden de un 2%, con el consiguiente ahorro de combustible. Además, gracias a este sistema se consiguen emisiones reducidas de productos de la combustión y una seguridad en el funcionamiento.
El quemador y su controlador asociado es el responsable de regular de forma óptima la cantidad de combustible y de aire para la combustión. Un exceso de aire facilita la ausencia de inquemados. No obstante, este exceso de aire reduce también el rendimiento del conjunto caldera quemador. En definitiva, se trata de disponer de un sistema que mantenga el oxígeno en los porcentajes mínimos, asegurando un rendimiento óptimo, ausencia de inquemados y seguridad en la combustión.

Imagen 1

El sistema consta de un analizador en continuo de oxígeno dispuesto en la chimenea de la caldera de fluido térmico. Se trata de un equipo que debe estar diseñado para soportar altas temperaturas de humos de combustión. Esta sonda de O₂ informa en todo momento al controlador digital de la combustión que mantiene la admisión de oxígeno en el quemador a los niveles más bajos dentro de la seguridad.

El sistema de gestión de la combustión, BMS de Burner Management System” es el responsable de optimizar la mezcla combustible – comburente, sea porcentaje de O₂. Idealmente para conseguir una eficiencia máxima en la combustión hay que reducir ese porcentaje de oxígeno al mínimo. Como hemos dicho, esto favorecería la presencia de inquemados y riesgo de ensuciamiento de la cámara de combustión de la caldera de aceite térmico. El objetivo de este BMS es controlar digitalmente la combustión dentro de los parámetros óptimos para conseguir el máximo rendimiento. Este BMS establece la posición adecuada del servomotor del quemador.

En las calderas de aceite térmico el porcentaje de O₂ en los humos es dependiente de diversos parámetros según la siguiente tabla.

Imagen 4

En Pirobloc adoptamos el control de O₂ en nuestras calderas de aceite térmico así como otras opciones que confieren a nuestros equipos la máxima seguridad, fiabilidad y eficiencia.