Hay una gran variedad de opciones para las calderas de aceite térmico. Cada diseño se piensa para una aplicación especial, para un entorno determinado, o con un presupuesto en mente. A continuación describimos los factores importantes a considerar al comparar opciones de calentadores de fluido térmico.

El coste es siempre el primer factor a considerar en cualquier compra; pero el coste real de una caldera es mucho más que el precio inicial. También es importante tener en cuenta otros gastos como los costes de combustible, la sustitución del fluido térmico, el mantenimiento y la sustitución de componentes de la caldera.

Los requisitos de eficiencia varían dependiendo del tipo de combustible, la disponibilidad de éste, la aplicación que se le va a dar a la caldera, el tiempo de funcionamiento, la temperatura de servicio, etc.

El tamaño de la cámara de combustión y la proyección de la llama también son críticos para el diseño del calentador. Una cámara de combustión de un tamaño adecuado asegurará una correcta transferencia del calor radiante garantizando la eficiencia, la seguridad y la fiabilidad.

La superficie de calentamiento del serpentín es también muy importante. Una superficie amplia es el punto de partida de un buen diseño de calefacción. Una superficie insuficiente en el serpentín limitará su rendimiento, dará lugar a una temperatura de película más elevada y degradará el fluido térmico de forma prematura en detrimento de la seguridad.

La velocidad del fluido y la pérdida de carga son también cruciales para cualquier caldera de fluido térmico. Una velocidad del fluido elevada supone una mejor transferencia de calor y unas temperaturas de humos más bajas con el consiguiente aumento de rendimiento. Además, una mayor caída de presión significa más potencia de bombeo, lo que supone un aumento indirecto en costes debido a un mayor consumo de energía eléctrica

En Pirobloc le aconsejamos la caldera de aceite térmico más adecuada para sus instalaciones.