Sin perder el hilo de nuestros últimos blogs, me gustaría centrarme hoy en la aplicación del fluido térmico en el sector alimentario y concretamente hacer referencia a un artículo publicado en el número 233 de la revista ALIMENTACIÓN Equipos y Tecnología, sobre la correcta manipulación de la patata como elemento primario y base de una gran industria como es la del snack, no sólo en España sino también en otros países como Polonia, país de origen de dicho artículo.

Del artículo se desprende que en el proceso de fabricación de la patata frita no sólo hay que tener en consideración la calidad y características de la materia prima, que varían según la pluviometría de la zona de procedencia, composición del suelo, etc., sino también la temperatura del aceite de frituraque debe rondar los 180º C si se quiere obtener un producto final óptimo al paladar. La manera más eficiente de lograr esa temperatura, preservando el máximo tiempo posible la vida útil del aceite vegetal utilizado para freír, es usandosistemas de producción y cesión de calor indirecto como calderas de aceite térmico a través de aceites blancos como fluidos calotransportadores.

Recomendamos la lectura de dicho artículo para toda persona interesada en el tema, a nivel profesional o particular.

En nuestro próximo número hablaremos sobre los aceites usados. Hasta entonces disfruten sus vacaciones si es que las realizan en este periodo.