ÍNDICE

Calderas eléctricas de Fluido Térmico

Nuestras calderas eléctricas de fluido térmico, línea CE, están pensadas para cubrir la gama de potencias bajas no cubierta por nuestra línea GFT de calderas de aceite térmico a combustibles convencionales.

En nuestra gama de calderas eléctricas de fluido térmico el aporte de calor se lleva a cabo mediante resistencias eléctricas y lógicamente se garantiza un rendimiento del 100% de la energía consumida.

Utilizamos resistencias eléctricas de muy baja densidad (a fin de evitar la degradación del fluido térmico) y relés de estado sólido para la regulación modulante de la potencia.

Se suministran a modo de equipo monobloc con todos los requisitos y seguridades según la normativa actual.

La diferencia principal con una caldera de gas o vapor es la fuente energética que usamos para llevar a la temperatura requerida el aceite térmico. Mientras en las calderas a gas, gasoil o fuel poseemos un quemador que inyecta o pulveriza los combustibles, en las calderas eléctricas de fluido térmico, donde no existe una llama, el calor viene proporcionado por resistencias eléctricas.

Nuestras calderas eléctricas de aceite térmico tienen un rendimiento del 100% de la energía consumida. Normalmente, la elección de este tipo de calderas se debe a la falta de suministro de otras fuentes de energía en la zona donde se encuentre o se vaya a hacer la instalación, para cubrir potencias energéticas pequeñas y/o en aplicaciones donde la necesidad de calentamiento de un proceso no es continua.

Especificaciones

Características técnicas

• Ejecución horizontal
• Presión de servicio: 7 bar
• Presión de prueba: 16 bar
• Temperatura de servicio: 300 ºC

Componentes Standard

• Bomba principal de recirculación de fluido térmico ALLWEILER
• Cuadro eléctrico TELEMECANIQUE
• Presostatos SAUTER

Ejecuciones opcionales

• Ejecución vertical
• Presión servicio: 20 bar
• Temperatura de servicio: 400 ºC
• Telegestión
• Ejecución ATEX
• Ejecuciones “custom”

FUNCIONAMIENTO DE LA CALDERA ELÉCTRICA DE FLUIDO TÉRMICO

Nuestras calderas eléctricas de aceite térmico constan de una o varias resistencias alojadas en sus respectivos tubos fabricados en acero al Carbono ASTM A 106 Gr. B. Las resistencias eléctricas son de tipo inmersión. Constan de una extensión de 300 mm de longitud para disipar la temperatura. En uno de los extremos se aloja la caja de conexiones. Se trata de resistencias de baja densidad para la degradación del fluido térmico que circula a su alrededor.

Las resistencias eléctricas están formadas de múltiples elementos y siempre disponen de un sobredimensionamiento en cuanto a número y potencia.

Mediante una bomba de recirculación adecuada se fabrican con diversos saltos térmicos pudiendo cumplir siempre con los requerimientos del proceso en cuanto a caudal y potencia. La pérdida de carga es inferior a 1 bar entre las válvulas de entra y salida del equipo.

Nuestras calderas eléctricas de aceite térmico se suministran a modo de equipo compacto sobre una plataforma que contiene todos los elementos del equipo incluyendo incluso el tanque de expansión si el transporte lo permite. La plataforma presenta unos perfiles que constituyen un cubeto dispuesto a contener cualquier eventual fuga de fluido térmico.

El armario de control está completamente cableado a todos los elementos y seguridades del sistema. El control de las resistencias se realiza mediante contactores o relés de estado sólido SSR. Estos relés de estado sólido controlan la tensión de las resistencias por el modo HSC, Half Single Cycle, es decir, conecta o desconecta semiciclos de la senoide de tensión en tiempos variables. El funcionamiento es completamente automático y el usuario solamente selecciona la temperatura deseada. Con en este tipo de control se consiguen altísimas precisiones en la regulación y estabilidad de la temperatura del proceso.

Nuestras calderas eléctricas de fluido térmico se suministran con aislamiento térmico recubierto con una película de aluminio altamente resistente a la corrosión. Se pueden equipar con dos bombas de recirculación, una en reserva.

El cuerpo de la caldera, en este caso, se compone de una carcasa normalmente cilíndrica que acoge una resistencia en su interior, unidas ambas por bridas y cerrando la cámara, la cual llenaremos de aceite.

Una vez lleno de aceite el cuerpo de la caldera, se tratará simplemente de encender el armario eléctrico para conectar la resistencia que calentará el aceite térmico a la temperatura requerida. En este tipo de calderas, la potencia térmica nos viene dada por la potencia de las resistencias eléctricas empleadas.

Otro elemento importante y externo al cuerpo de la caldera es la bomba de impulsión del fluido que estamos calentando. La bomba sirve para mantener un movimiento constante del fluido en el interior de la caldera y evitar así el “craking” del mismo, así como para enviarlo caliente hasta cada máquina consumidora.



Contacta

Somos eficientes

Orientados a la productividad, ahorro en costes y al respeto por el medio ambiente.

Somos expertos

Más de 40 años de experiencia y 1.500 proyectos en todo el mundo.

Somos de confianza

Más de 1000 clientes de una gran variedad de sectores industriales y de servicios.

Referencias

References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc