Soluciones de fluido térmico

Índice

Nuestras soluciones de fluido térmico permiten el aporte de calor a procesos productivos.
Los fluidos térmicos más habituales son el aceite térmico, el agua y el glicol. Mediante el calentamiento de estos fluidos y su transferencia se consigue aportar energía de forma indirecta a aquellas etapas del proceso productivo donde una determinada temperatura de operación sea necesaria.

Además de la instalación, puesta en marcha y mantenimiento de calderas de fluido térmico, Pirobloc cuenta con las tecnologías y componentes necesarios para diseñar e instalar un sistema de fluido térmico completo para cualquier aplicación industrial. Nuestra amplia experiencia en el correcto dimensionamiento de los circuitos de aceite térmico nos permite obtener el máximo rendimiento de nuestros equipos, la máxima eficiencia del proceso productivo y su perfecto funcionamiento desde un punto de visto global.

Las aplicaciones más habituales son:

  • Calentamiento de tanques
  • Extracciones
  • Depósitos de reactores
  • Recalentadores
  • Prensas y platinas
  • Hornos y freidoras
  • Gas natural
  • Depósitos con camisa
  • Generadores de vapor indirectos
  • Líquidos “in line”
  • Gases “in line”
  • Moldes y prensas
  • Crudo y otros combustibles
  • Rodillos
  • Building heaters
  • Autoclaves

Para garantizar el correcto funcionamiento de las soluciones de fluido térmico instaladas y que se cumplen las expectativas y necesidades particulares de cada uno de nuestros clientes, Pirobloc realiza los siguientes estudios previos:

  • Estudios de idoneidad
  • Estudios de viabilidad de instalaciones
  • Estudios económicos de amortización de instalaciones
  • Estudios de racionalización y ahorro energético
  • Estudios de cambios de combustible
  • Balances térmicos e hidráulicos
  • Análisis de fluidos térmicos

Los estudios de idoneidad se realizan en todos los proyectos sin coste alguno para nuestros clientes, ya que en Pirobloc los consideramos imprescindibles para garantizar el perfecto funcionamiento de su instalación desde un punto de vista integral.
También se pueden solicitar de forma independiente nuestros servicios de consultoría siempre que deseen empezar una actividad productiva basada en procesos de transmisión de calor indirecto por fluido térmico.

FLUIDO TÉRMICO VS. VAPOR

Las soluciones de fluido térmico permiten reducir el consumo de combustible entre un 20 y un 25% respecto al calentamiento mediante vapor, lo cual lo convierte en una solución eficiente, tanto a nivel medioambiental como económico.

Todavía existen muchas empresas y procesos que consumen más de un 20% del combustible estrictamente necesario. En una instalación de calentamiento indirecto con vapor se obtiene un rendimiento global del 65 – 70%, es decir, se pierde más de un 30% de la energía, del combustible, lo que supone un aumento de los costes energéticos y una reducción de la eficiencia del sistema de calentamiento. La tercera parte de esas pérdidas se va por la chimenea.

Un mismo proceso calentado con aceite térmico dispondrá de un rendimiento del 90%. El 10% restante vuelve a escaparse a través de la chimenea.

Las soluciones de fluido térmico tienen como característica principal la posibilidad de trabajar a altas temperaturas (180-280ºC) sin generar altas presiones como sucede con el vapor. Esto se debe a que no se da un cambio de fase desde su forma líquida y al hecho de trabajar en un circuito cerrado.

Las soluciones de fluido térmico permiten reducir el consumo de combustible entre un 20 y un 25% respecto al calentamiento mediante vapor, lo cual lo convierte en una solución eficiente, tanto a nivel medioambiental como económico.

Todavía existen muchas empresas y procesos que consumen más de un 20% del combustible estrictamente necesario. En una instalación de calentamiento indirecto con vapor se obtiene un rendimiento global del 65 – 70%, es decir, se pierde más de un 30% de la energía, del combustible, lo que supone un aumento de los costes energéticos y una reducción de la eficiencia del sistema de calentamiento. La tercera parte de esas pérdidas se va por la chimenea.

Un mismo proceso calentado con aceite térmico dispondrá de un rendimiento del 90%. El 10% restante vuelve a escaparse a través de la chimenea.

Las soluciones de fluido térmico tienen como característica principal la posibilidad de trabajar a altas temperaturas (180-280ºC) sin generar altas presiones como sucede con el vapor. Esto se debe a que no se da un cambio de fase desde su forma líquida y al hecho de trabajar en un circuito cerrado.

OPCIONES PARA EL AISLAMIENTO TÉRMICO DE UN SISTEMA DE FLUIDO TÉRMICO

Existen múltiples productos en el mercado para el aislamiento térmico de un sistema de fluido térmico, entre los cuales se encuentran las lanas minerales (lana de roca), las espumas plásticas, productos a base de celulosa, etc.

El objetivo de estos aislamientos es evitar la pérdida de calor del fluido caloportador para conservar el rendimiento y buen funcionamiento de la instalación, evitar accidentes y costosas pérdidas de energía que podrían traducirse en contaminación ambiental.

Es importante tener en cuenta la temperatura de trabajo de la planta en la que se realice la instalación y el diámetro de la tubería empleada, recomendando el uso de
coquillas en tuberías de diámetro pequeño y mediano, debido a la disposición concéntrica de las fibras. El espesor de las coquillas no debería ser inferior a 60 mm para una tubería de hasta DN-65, aconsejándose un espesor de 80 mm. o superior para tuberías de mayor diámetro. En diámetros grandes y a partir de 200ºC se aconseja el uso de mantas como la lana de roca.

No es necesario aislar los tanques de expansión y recogida en un sistema de fluido térmico.

Recuerden que las lanas aislantes usan materiales no inflamables y de poder calorífico mínimo, oponiéndose a la propagación de los incendios. Si en una instalación las temperaturas de trabajo registran altas subidas, deberán escoger lanas de roca de alta densidad.

Como norma habitual y a efectos de cálculo se especifica que la temperatura de pared de una máquina consumidora de calor y sus componentes externos no debe superar en 30ºC la temperatura ambiente.

Existen múltiples productos en el mercado para el aislamiento térmico de un sistema de fluido térmico, entre los cuales se encuentran las lanas minerales (lana de roca), las espumas plásticas, productos a base de celulosa, etc.

El objetivo de estos aislamientos es evitar la pérdida de calor del fluido caloportador para conservar el rendimiento y buen funcionamiento de la instalación, evitar accidentes y costosas pérdidas de energía que podrían traducirse en contaminación ambiental.

Es importante tener en cuenta la temperatura de trabajo de la planta en la que se realice la instalación y el diámetro de la tubería empleada, recomendando el uso de
coquillas en tuberías de diámetro pequeño y mediano, debido a la disposición concéntrica de las fibras. El espesor de las coquillas no debería ser inferior a 60 mm para una tubería de hasta DN-65, aconsejándose un espesor de 80 mm. o superior para tuberías de mayor diámetro. En diámetros grandes y a partir de 200ºC se aconseja el uso de mantas como la lana de roca.

No es necesario aislar los tanques de expansión y recogida en un sistema de fluido térmico.

Recuerden que las lanas aislantes usan materiales no inflamables y de poder calorífico mínimo, oponiéndose a la propagación de los incendios. Si en una instalación las temperaturas de trabajo registran altas subidas, deberán escoger lanas de roca de alta densidad.

Como norma habitual y a efectos de cálculo se especifica que la temperatura de pared de una máquina consumidora de calor y sus componentes externos no debe superar en 30ºC la temperatura ambiente.



Contacta

Somos eficientes

Orientados a la productividad, ahorro en costes y al respeto por el medio ambiente.

Somos expertos

Más de 40 años de experiencia y 1.500 proyectos en todo el mundo.

Somos de confianza

Más de 1000 clientes de una gran variedad de sectores industriales y de servicios.

Referencias

References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc