Calderas y sistemas de fluido térmico en lavanderías industriales | Pirobloc
Idioma:
Lavadoras industriales Pirobloc

PROCESOS

Pirobloc suministra soluciones personalizadas y de máxima eficiencia para el calentamiento de agua en lavanderías industriales, que típicamente se pueden encontrar en:

Lavanderías

Hoteles

Residencias

Hospitales

SOLUCIONES DE FLUIDO TÉRMICO PARA LAVANDERÍAS INDUSTRIALES

Pirobloc diseña, fabrica e instala calderas y circuitos de aceite térmico para el sector de lavanderías industriales. Suministramos soluciones personalizadas y de máxima eficiencia para el calentamiento de agua en lavanderías industriales, que típicamente se pueden encontrar en:

  • Lavanderías
  • Hoteles
  • Residencias
  • Hospitales

La lavandería industrial es una de las aplicaciones características de las calderas de aceite térmico, ya que son la alternativa más eficiente y fiable para suministrar la temperatura necesaria para el proceso de planchado, secado y lavado.

Mediante un circuito de fluido térmico cerrado el aceite térmico calentado en la caldera se reparte a los diferentes consumidores y maquinaria de lavandería como calandras, secadoras y túneles de secado.

Las mismas calderas de aceite térmico se utilizan para la producción del vapor para el túnel de lavado y/o la generación de agua caliente para lavadoras. En el caso de la hostelería pueden producir también el agua caliente sanitaria necesaria para el consumo del hotel, así como calentamiento de piscinas y / o saunas.

Los sistemas de calentamiento mediante aceite térmico aplicados en lavanderías industriales ofrecen una mayor productividad y eficiencia por unidad de superficie que el resto de soluciones disponibles en el mercado.

FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA

En las instalaciones de una lavandería industrial es habitual encontrarnos simultáneamente varias calandras, secadoras, o acumuladores de ACS. En este caso es habitual disponer de varias calderas de aceite térmico asociadas en el mismo circuito, de igual forma se puede tener un equipo en reserva en caso de eventual avería. En el caso de varias calderas el funcionamiento es completamente automático debiéndose seleccionar únicamente la temperatura de salida. A partir de este valor la gestión de la, o de las calderas, es completamente inteligente. Los combustibles disponibles son tanto gaseosos como líquidos, pudiendo ser incluso mixtos.

Pirobloc ha diseñado e instalado soluciones de calentamiento mediante aceite térmico a numerosos hoteles y lavanderías industriales.

El esquema de habitual de un sistema de calentamiento mediante calderas de fluido térmico es el siguiente:

Lavadoras industriales Pirobloc
Lavanderia industrial Pirobloc

En el diagrama quedan representados de izquierda a derecha los siguientes elementos:

  • Intercambiador de calor para la producción de agua caliente, ya sea sanitaria o de calefacción. Interacumulador de agua caliente, normalmente para producción y acumulación de ACS. Se trata de un tanque construido en acero inoxidable donde se acumula agua caliente a una temperatura aproximada de 70 ºC. Un haz tubular dispuesto en el interior por el que circula aceite térmico es el encargado de aumentar y mantener la temperatura del tanque.
  • Vaporizador: en este dispositivo se genera el vapor necesario para lavadoras o túnel de lavado a partir de aceite térmico.
  • Tanque de recogida: capaz de albergar el contenido total de aceite del circuito.
  • Tanque de expansión equipado con un tanque de sellado en frío o una capa de gas inerte, que permite eliminar en gran medida la oxidación del fluido caloportador.
  • Caldera (en rojo): equipo calentador de aceite térmico.
  • Calandra: la planchadora industrial trabaja directamente con aceite térmico y con una diferencia de temperatura de tan solo unos 5ºC entre la entrada y la salida. Esto le confiere una alta productividad ya que permite altas velocidades de planchado con alta calidad.
  • Secadora: al igual que la anterior trabaja directamente con aceite térmico.

FLUIDO DE TRANSFERENCIA DE CALOR PARA LAVANDERÍAS INDUSTRIALES

En una lavandería industrial, los sistemas de transferencia de calor a base de aceite térmico se emplean generalmente para transportar calor, por ejemplo, cuando se utilizan calandras, mangles o planchadoras. En este contexto, los sistemas de fluido térmico son preferibles a los sistemas tradicionales basados en vapor, ya que se calientan fácilmente hasta 230 ° C en comparación con los 180 ° C de los sistemas basados en vapor.

Finalmente, los sistemas de fluido térmico reducen los problemas comunes en la industria de la lavandería que se ampliarían con un sistema basado en vapor, como la corrosión, el retorno de condensado y el mantenimiento del purgador de vapor.

Los fluidos de transferencia de calor para aplicaciones de lavandería industrial deben tener una excelente estabilidad térmica y resistencia a la oxidación para funcionar de manera eficiente a estas altas temperaturas.

El uso de aceite térmico como fluido caloportador en lavanderías tiene importantes ventajas para el propietario:

  • Es sencillo generar vapor de 4 bar
  • Sin retorno de condensado y sin tratamiento de agua
  • Instalaciones y colocaciones sencillas
  • Sin peligro de vapor a alta presión
  • Sin pérdidas de condensado y energía
  • Sin corrosiones

Mantenimiento del fluido caloportador

Además de seleccionar cuidadosamente el tipo correcto de aceite para el equipo de lavandería industrial, los encargados de estas instalaciones deben realizar muestreos periódicos para evaluar el estado de su fluido térmico. El análisis y el mantenimiento del fluido de transferencia de calor son operaciones que deben realizarse de manera periódica.

SISTEMA DE ACEITE TÉRMICO VS VAPOR

Gracias al aporte de calor mediante una caldera de aceite térmico se eliminan los problemas habituales de los sistemas de vapor, como son la corrosión del sistema, el mantenimiento de la trampa de vapor o el retorno de condensado. Además, no hay problemas de descarga ni tratamiento de agua, y los costos operativos se reducen significativamente gracias a la eficiencia del sistema.

Hay numerosos factores por los que un sistema de calentamiento mediante una caldera de fluido térmico resulta más eficiente y rentable que un sistema de calentamiento con vapor.

Productividad

Si bien los sistemas de vapor generalmente operan a 350 ° F, los sistemas de aceite térmico pueden proporcionar sin esfuerzo 450 ° F, con la descarga de la bomba proporcionando solo la presión adecuada para superar la fricción de la tubería.

En comparación, una planchadora de 3 rodillos calentada con aceite con flujo paralelo es capaz de proporcionar aproximadamente el mismo rendimiento que una unidad de 5 rodillos calentada a vapor.

Las bajas presiones comunes en los sistemas de aceite térmico permiten que los rodillos se fabriquen con acero en lugar de con hierro fundido, como es necesario para los sistemas de vapor. Esto no sólo es un ahorro de costos, sino que también mejora la transferencia de calor con acero, y la menor cantidad de rodillos ahorra un valioso espacio en planta.

Mantenimiento

Los aceites térmicos no corroen los materiales comúnmente empleados en los sistemas de lavandería. De hecho, los aceites proporcionan una capa protectora a los metales en el sistema y también ofrecen una alta lubricidad a las partes móviles.

Con los sistemas de vapor, la corrosión se considera algo inevitable, por lo que reducir la corrosión tanto como sea posible es uno de los principales objetivos de estos sistemas. Esto se lleva a cabo principalmente mediante el tratamiento del agua, que requiere mucho mantenimiento y es costoso. Debido a la corrosión, los purgadores y otros componentes deben mantenerse continuamente.

Preocupaciones ambientales

Otra de las grandes ventajas de instalar una solución de fluido térmico es que estos sistemas no generan ningún tipo de purgas por tratarse de un circuito cerrado.

Por su parte, el agua utilizada en un sistema de vapor debe tratarse para reducir la corrosión y aumentar la lubricidad, entre varios otros requisitos. Los productos químicos utilizados, en determinados casos, se consideran residuos regulados y / o peligrosos. Las fugas y purgas del sistema deben monitorearse de cerca, y no se puede permitir que el agua del sistema fluya hacia las vías fluviales o ingrese a los desagües de la instalación general.

Costos de operación

Los sistemas de vapor pierden energía a través de ciclos de evaporación, condensación, desaireación y purga, mientras que los sistemas de aceite térmico que funcionan a temperaturas más altas utilizan menos combustible gracias a la ausencia de estas pérdidas.

Costes de personal

Los sistemas de aceite térmico funcionan a presiones dictadas por la descarga de la bomba, la altura estática del tanque de expansión y la presión de vapor del fluido (generalmente muy por debajo de la atmosférica). Todo ello facilita el bajo mantenimiento, el estricto control de la temperatura y el buen funcionamiento de esta solución.

Un sistema de vapor opera a presiones que requieren una supervisión continuada del sistema, lo que conlleva un mayor coste de personal cualificado.

Ventajas y desventajas: resumen

Ventajas para el propietario de una planta de calefacción de aceite térmico:

  • Calentamiento eficiente de lavadoras, secadoras y planchadoras
  • Mejores condiciones para que la planchadora procese los diferentes tejidos: temperaturas de funcionamiento entre 180 y 220 ° C con regulación precisa.
  • Algunas lavadoras se pueden conectar directamente a la instalación de aceite térmico.
  • Las lavadoras también se pueden conectar con un generador de vapor de solo 4 bar sin ningún reciclaje de condensado.
  • Fácil arranque del sistema. Igualmente, su reinicio después de largas pausas también es sencillo porque el sistema de aceite térmico se mantiene lleno de aceite térmico que protege toda la instalación contra la corrosión.

Ventajas de las plantas de calentamiento de aceite térmico en comparación con las de vapor de alta presión:

  • Instalaciones y colocaciones sencillas
  • Rendimiento global de un 90% versus a un 70% en instalación de vapor
  • Sin corrosiones y menores costos de mantenimiento
  • Mayor eficiencia de la planta de calefacción
  • Sistema sin presión
  • Alta seguridad y una vida más larga

Problemas de una planta de calentamiento mediante vapor:

  • Peligro de alta presión en el sistema
  • Inspecciones periódicas, requisitos y acuerdos de colocación
  • Consumo de productos químicos
  • Pérdidas de condensado y energía
  • Trabajos de mantenimiento diarios
  • Corrosiones
  • La instalación necesita más válvulas y aparatos, lo que acaba traduciéndose en que la inversión en la planta de calentamiento de vapor es mayor.
  • No tiene sentido producir vapor a alta presión para calentar solo la planchadora porque todas las demás máquinas no necesitan una presión tan alta.
  • Debido a su mayor peligrosidad, hoy en día sólo se recomienda el uso del vapor de alta presión en industrias que realmente lo necesitan.
  • El reciclaje de condensado y el tratamiento del agua requieren instalaciones costosas.


Contacta

Somos eficientes

Orientados a la productividad, ahorro en costes y al respeto por el medio ambiente.

Somos expertos

Más de 40 años de experiencia y 1.500 proyectos en todo el mundo.

Somos de confianza

Más de 1000 clientes de una gran variedad de sectores industriales y de servicios.

He leído y acepto la política de privacidad de este sitio web

Referencias

References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc References | Pirobloc